lunes, 17 de enero de 2011

SISTEMA DE LAS 3 CAPAS

Primera capa 

La 1ª capa (ropa interior), tiene por objeto el mantener la piel seca mediante la expulsión del
sudor lejos de ésta y evitar que nos enfriemos (las prendas húmedas en contacto con la piel
dejan escapar el calor veinticinco veces más rápido que las secas). 
La elección de esta primera capa es crucial para obtener un óptimo
funcionamiento de las prendas exteriores. Al igual que si se tratara de una
segunda piel, debe ajustarse a lo largo del cuerpo, en el cuello, puños y
tobillos, para así atrapar el aire caliente que genera nuestro cuerpo evitando
que se desplace al exterior. Ahora bien, hay que cuidar de no apretar en
exceso y ralentizar la circulación de la sangre.
Este tipo de prendas están confeccionadas con tejidos elásticos y carecen de
costuras laterales. Las pocas costuras que tienen son planas una mayor
comodidad. Si se comete el error de utilizar este tipo de prendas
conjuntamente con ropa interior convencional de algodón, anularemos las prestaciones de
estos materiales, ya que el algodón absorberá toda la humedad y la mantendrá en contacto
con la piel.
Según grosor

Ligero
Es el más fino (Duofold™ 375-SS, 360/361-PB, 370 BX, 700-LS-LD y The North Face™
Aerobic), siendo ideal para lugares fríos donde se ejerce una intensa actividad física y produce
una gran cantidad de sudor, ayudando a transpirar y expulsar este sudor.

Grueso medio
(Duofold™ 51 O-LS-LD, 760-ZT, 761-LS/MU-LD/MU y The North Face™ Alpine), ideal para
actividades continuadas con frío elevado

Grueso expedición
Es el más grueso (Duofold™ 820-Py The North Face Expedition), utilizado para actividades más
estáticas con la mínima sudación. Éste es el tipo con más poder calorífico. Puede llegarse a
emplear como sustitución de una 2ª capa sobre una 1ª capa de grueso ligero. 
Según marca
THE NORTH FACE™
La característica principal es la forma anatómica de mangas y piernas, que confieren una
adaptabilidad y comodidad únicas.
AEROBIC WEIGHT MICRONAMICS. 
Tejido exclusivo de The North Face™. Poliéster pique por un lado y cepillado por el otro.
Máximo poder de expulsión de humedad al exterior para un secado rápido (peso de 122 g/m). 
ALPINE WEIGHT MICRONAMICS. 
Tejido exclusivo de The North Face™. Poliéster pique por un lado y cepillado por el otro. La
humedad es transportada al exterior para un secado rápido manteniendo un buen ratio de
retención térmica (peso de 186 g/m).
POLARTEC® 100M ELÁSTICO
Tejido de forro polar fabricado por Malden. Muy buena relación retención térmica/peso incluso
en mojado. Seca rápido, resiste el pilling, es antialérgico e inodoro. 
DUOFOLD™
Este fabricante a confecciona sus prendas con Thermastat, Thermax y Coolmax.
THERMASTAT: Una de las fibras más avanzadas para utilizar en climas fríos. 23% más
caliente, 30% más transpirable y con un 40% más de poder de expulsión del agua que el
polipropileno. No absorbe olores.
THERMAX: Es la primera versión del Thermastat. Sus prestaciones son un poco inferiores.
COOLMAX: Fibra compuesta por 4 canales con surcos microscópicos. Transportan el sudor
fuera del cuerpo, evaporando la humedad. No absorbe olores. Ideal para usar en climas
cálidos. Siendo menos transparente que tejidos de rejilla de otras marcas, expulsan la
humedad de forma igual o superior.
  
Segunda capa
Tal como hemos visto, la función de las fibras del forro polar, como segunda
capa, es la de retener el calor generado por el propio cuerpo aislándolo
del frío exterior.
El tejido de Poliéster se convierte en forro polar al aplicarle un tratamiento de
desgarro parcial del tejido mediante pequeñas ruedas dentadas: los hilos se
abren en micro-filamentos en posición vertical dándole un aspecto esponjoso
y suave. De este modo se consigue resistencia a la humedad, secado
rápido y un poder calorífico dos veces superior al ofrecido por la lana,
creando un aislamiento cálido y seco alrededor del cuerpo, alejando la
humedad de la transpiración de la piel. No se pudre y apenas absorbe los olores.
Su principal inconveniente es que el viento consigue traspasarlo, provocando así la
problemática de la pérdida de calor. Para evitarlo se han creado nuevos materiales laminados
como pueden ser el Windstopper o el Windbloc.
Existen modelos con refuerzos en las zonas más delicadas especialmente diseñados para
escalar o transportar mochilas pesadas.
Al igual que la primera capa, la característica a tener en cuenta para la elección de la primera
capa es su grosor. Se distinguen tres tipos de grosores:
Ligero
Grueso medio 
Grueso expedición
Las prendas confeccionadas con membranas corta viento, como pueden ser el Windstopper® o
el Windbloc®, se consideran de grueso medio. No es normal encontrarlas en gruesos
expedición, ya que en estos casos se combina el forro polar junto con una prenda exterior de
3ª capa que realizará la función de corta viento.

Tercera capa

Recordemos que la tercera capa debe proteger contra el viento y el
agua al mismo tiempo que permitir la transpirabilidad.
Una cuidada confección de la tercera capa debe permitir una óptima
movilidad, protegiendo de los agentes externos incluso al mantenernos en la
posición o postura más comprometida. Por ejemplo, las mejores capuchas
permitirán albergar cascos debajo de ellas, disponer de viseras plegables y
seguirán el movimiento de la cabeza para ofrecer una visión total incluso
mirando atrás.
En la tercera capa hay que tener en cuenta los siguientes factores:
1. El número de capas que esta tercera capa tiene.
2. Su impermeabilidad.
3. Su transpirabilidad.



Dependiendo de los tejidos utilizados para el laminado o el inducido, las características de
transpirabilidad, impermeabilidad y resistencia variarán sensiblemente. Así, según las distintas
marcas comerciales, nos podemos encontrar diversos materiales.

Otros sistemas

El plumón 

Hemos visto que la retención del calor corporal se consigue a partir de las cámaras de aire que
figuran entre el cuerpo y el exterior. En base a esto, contra más cámaras de aire figuren en el
menor espacio, más retención calorífica se conseguirá. La pluma, por sus particularidades, es la
fibra que mayor número de cámaras de aire consigue, además de expandirse y comprimirse mejor
que la fibra. Además, ocupa menos espacio cuando se comprime en el interior de una funda y a
igualdad de prestaciones, pesa menos.
Su inconveniente es que es más delicada que los materiales sintéticos y hay que evitar que se
moje, razón por la cual sus forros suelen ser de nylon y no algodón ya que el algodón absorbe
humedad. Tampoco puede lavarse a menudo como el caso de las fibras y debe realizarse con
productos especiales. De no ser así, la pluma se apelmaza y se crean huecos en el interior de las
cámaras de la prenda.
Existen distintas calidades de pluma y su clasificación de mayor a menor retención térmica es: el
duvet, el plumón y la pluma triturada. El duvet será con el que notemos menos el tacto de la caña,
por lo tanto es el que más retención de calor obtendremos.

No hay comentarios: